La comunicación esclavizada por las grandes compañias

No voy a exponer una teoría de la conspiración urdida por las grandes compañias, que quieren controlarnos y lavarnos el cerebro, ni nada por el estilo. No soy de esa opinión, simplemente creo que esa compañías ofrecen un servicio y somos nosotros los usuarios (más o menos “obligados” a ello) los que hacemos uso de los mismos.

Simplemente quiero dejar por escrito mis pensamientos de los últimos días.

Mis cavilaciones empezaron con un tweet en tono jocoso que escribí durante la caída de WhatsApp el pasado 3 de mayo:

Montemos todos servidores #XMPP privados y adiós a más #whatsappdown… Venga, si ya tenéis los ordenadores encendidos 24/7 bajando porno 😜

Qué la comunicación hoy en día se hace a través de redes sociales, programas de mensajería y poco más es un hecho. Y no lo veo tan malo, es cierto que se están deshumanizando las relaciones y casi a desaparecido el “tomarnos un café para saber cómo nos va la vida” pero tampoco hay que ir contra el mundo, solo hay que vivir en el.

El correo electrónico fué una revolución en su época, los blogs personales (como este mío) yo los entiendo como los precursores de las redes sociales, hace décadas que existen protocolos de comunicación en tiempo real como IRC o Jabber/XMPP y con la llegada de los smartphones debería haber aumentado nuestra libertad al poder conectarnos en cualquier parte, pero no ha sido así.

Todo empezó con el Messenger de Hotmail, si no tenías no existias. Y ahora con Android tenemos que tener un correo de Gmail por obligación, los blogs personales están desapareciendo en favor de las redes sociales, sin WhatsApp no puedes hablar con nadie porque es lo que usamos todos. Lo que a mi entender ha pasado es que unas tecnologías, ideas o conceptos, que deberían ser servicios descentralizados y “libres”, se los hemos entregado a cuatro compañías de las que dependemos.

  • Si se cayese Gmail, el tráfico de correo electrónico se vería seriamente reducido.
  • Si caen por ejemplo Facebook, Twitter, Instagram o Tuenti mucha gente deja de saber de sus amigos.
  • Si cae WhatsApp tenemos que volver a otros medios como los sms ya olvidados y menos efectivos.

No soy un ciberhermitaño y por supuesto uso todo eso, pero… ¿No sería bonito un mundo en el que usasemos el servicio de correo que quisiésemos, estuviésemos al día de los blogs de los amigos por sus canales RSS o usásemos mensajería instantánea basada en Jabber/XMPP?

Así si un servicio fallase no nos afectaría a todos, solo saldrían perjudicados los usuarios de ese servicio concreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *